Asociación Latinoamericana de Medicina Social

Actualizado 9:00 PM, 2 Oct 2017
A+ A A-

Carta a propósito del ENIPLA

  • Catalogado como Paises

Quito, D.M. 16 de diciembre de 2014

Carta abierta a

Mtr. Cecilia Vaca Jones
Ministra Coordinadora de Desarrollo Social

Mgtr. Carina Vance
Ministra de Salud Pública

Ing. Betty Tola
Ministra de Inclusión Económica y Social

Ec. Augusto Espinosa
Ministro de Educación

Hemos recibido con mucha preocupación la noticia que la “Estrategia Intersectorial de Prevención de Embarazo Adolescente y Planificación Familiar” ENIPLA cambia de rumbo, consideramos que esta decisión puede afectar a la garantía de derechos enmarcados en la Constitución, además de generar un posible repunte de la mortalidad materna.

Desde su inicio, la ENIPLA fue concebida como un proyecto emblemático y por su efectiva articulación intersectorial, se convirtió en un referente de política pública y en un modelo a seguir tanto por las acciones efectuadas, como porque posibilitó el debate social sobre temas de importancia nacional como el embarazo en adolescentes, la violencia sexual y la necesidad de cambio de algunos patrones socio-culturales que reproducen la desigualdad de género.

Si bien la ENIPLA como proyecto, tenía una fecha límite para finalizar y la decisión era no prolongarla como tal, el siguiente paso, lógico y sensato, era el de institucionalizarla para, de esta forma, blindar los procesos y resguardar el avance en derechos alcanzado. El anclarse directamente a la Presidencia, debilita profundamente la estrategia y su institucionalidad, generando grandes interrogantes sobre su ejecución y generando un escenario posible para perder todos los avances que en materia de derechos se ha logrado.

Una de las fortalezas del Plan Nacional para el Buen Vivir 2013 – 2017 es que se entendió la complejidad de los procesos y, por tanto, en esa lógica, sus objetivos y metas se plantearon desde la intersectorialidad. ¿No es esa la razón de ser de los Ministerios Coordinadores? En el caso concreto de la ENIPLA, la posibilidad de tener aportes desde las miradas de salud, educación e inclusión fueron clave en el éxito de la misma. Ahora, sin una explicación que nos satisfaga, asistimos al suicidio, por parte del Estado, de una política pública que produjo resultados evidentes en acceso a servicios de salud preventivos; en actividades de promoción de la salud sexual y salud reproductiva desde una mirada integral; en bridar información oportuna, basada en evidencias y con una mirada de garantía de derechos, en temas de SS y SR; por citar solo unos pocos logros de la misma.

Temas tan sensibles como el embarazo en adolescentes o el acceso a métodos anticonceptivos, entre otros, no pueden manejarse desde una mirada sectorial única, mucho menos desde la perspectiva de una persona que ha defendido públicamente las posturas más retrógradas y discriminatorias frente a los mismos.

Queremos evidenciar, también la ignorancia en quienes cuestionan la ENIPLA por no haber generado resultados de impacto, en concreto por no haber reducido el embarazo en adolescentes. Ante este cuestionamiento, nosotras y nosotros como como conocedores de la Salud Pública decimos que una política para poder tener incidencia real sobre una variable tan compleja como la del embarazo en adolescentes necesita continuidad en el tiempo, institucionalización y apoyo. Creer que en 3 años se puede solucionar una problemática como el embarazo en adolescentes únicamente demuestra inexperiencia técnica e incapacidad para manejar un tema tan sensible por parte de quienes usan estos argumentos para justificar este cambio regresivo en derechos.

De cara a una realidad lacerante y dolorosa como los embarazos en adolescentes, la violencia sexual contra niñas y adolescentes, y las muertes por abortos clandestinos, proponer como estrategia, eficaz e inteligente, la abstinencia y la fidelidad, es gritar, con soberbia, que no interesa enfrentarlos; es pensar que al taparnos los ojos y no mirar los problemas, estos desaparecerán.

Apelamos a la cordura, si es que aún queda algo, para pedir que esa decisión se revea. Este planteamiento lo hacemos más allá de la designación de una u otra persona, e independientemente de la secta a la que represente; lo hacemos pensando en que el Ecuador es un Estado Laico y la política Pública no puede estar definida por agendas religiosas, vengan de donde vengan, esto atenta contra la democracia y el pluralismo. Lo hacemos preocupados al ver que se dará marcha atrás en la garantía al derecho a la salud.

Sentimos indignación al presenciar como un gobierno que se autoproclama de izquierda, da paso al desmantelamiento de una estrategia exitosa, promoviendo la instauración de la “restauración conservadora” como puntal de su ejercicio (¿o a quién representa el Opus Dei?) Seguimos esperando el pronunciamiento de las “facciones progresistas” de la Revolución Ciudadana, ¿hasta cuándo van a guardar silencio por tanto vejamen?

Si el Presidente de la República, economista Rafael Correa, considera “Que resulta conveniente restructurar el proyecto “Estrategia Intersectorial de Prevención de Embarazo Adolescente y Planificación Familiar” ENIPLA, con la finalidad de que éste sea asumido directamente por la Presidencia de la República” (Decreto Ejecutivo 491 de 26 de noviembre de 2014) debe tener una razón. Los y las ciudadanos merecemos una explicación; esperamos, ministras y ministro, su pronunciamiento al respecto, su obligación como funcionarios/as es rendirnos cuentas. Su silencio demuestra apoyo frente a las decisiones tomadas.

Atentamente

ALAMES Ecuador
Movimiento por la Salud de los Pueblos
Xavier Maldonado
Erika Arteaga
Manuela Villafuerte
Nidia Soliz

Etiquedado como ecuador

Libro the precariat

saude39 106